Seleccionar página

 

¡Hola de nuevo!

Hoy os quiero hablar de una palabra muy utilizada en el mundo de la alimentación, la proximidad. Un concepto en auge, que consiste en consumir productos de tu tierra, de km cero o de tu propio país. Pero que se haya convertido en algo tan viral, habla muy mal de cómo se han gestionado estos productos en las últimas décadas.

Antes de empezar, quiero aclarar algo. Ni mucho menos estoy en contra del comercio internacional. La globalización, nos ha permitido consumir productos que ni conocíamos. Ha permitido a muchas empresas de nuestro país ser mucho más competitivas, a través de la exportación y también de la importación. En definitiva, ha sido una vía de crecimiento y escape para todos aquellos empresarios que, en el mercado español, no podían avanzar o directamente no les funcionaba su negocio.

España es un país rico en productos alimentarios. Frutas, verduras, cereales, aceite, legumbres, conservas, jamón, vino etc. Un catálogo infinito que representa calidad en todo el mundo. Algo, que debería ser la bandera de un país a nivel económico, pero que, por desgracia, nunca ha sido así. Los agricultores de nuestro país, son uno de los sectores más maltratados. Una sucesión de decisiones tomadas por distintas administraciones y gobiernos, que han obligado a nuestros productores a competir directamente con países con una mano de obra infinitamente más barata.

Las mayores potencias mundiales, son grandes importadoras y exportadoras de todo tipo de producto. Pero sobretodo, son grandes defensoras de su producto interno. Leyes que fomentan la demanda interna y garantizan la supervivencia de su industria más pionera. El proteccionismo, se suele asociar a gobiernos comunistas, y no es así. Alemania y EEUU son de los países con mayores medidas de este tipo a nivel mundial y, a su vez, dos de los estandartes de la globalización y los acuerdos de libre comercio. Proteger tu industria, es la clave para garantizar un futuro profesional a los jóvenes de tu país y evitar una fuga de cerebros en búsqueda de una vida mejor. Si bien es cierto que, en muchos países, incluido el nuestro, es necesario importar ciertos productos porque la oferta no cubre la demanda. Pero esto, se puede hacer siempre protegiendo tu producto interno a través de la implantación de aranceles.

El fenómeno de comprar proximidad ha venido dado sobre todo por la sociedad. Las nuevas generaciones están más concienciadas de la importancia de consumir estos productos a nivel social y ambiental. Sin ánimo de escribir un artículo técnico, sí que me gustaría deciros que, consumiendo productos de proximidad, conseguimos una mejor nutrición y contribuimos a la reducción de la huella de carbono. Un producto local, fresco y de temporada, tiene más vitaminas y nutrientes y está menos tratado. Además, es mucho menos contaminante por el simple hecho del ahorro en transporte y el menor uso de químicos.  

Desde JUST ENOUGH, queremos contribuir al cambio. Por ello, vamos a poner a los productores en el foco. Una sección de nuestra APP exclusivamente para ellos donde podrán explicar sus experiencias y formas de trabajar. Además, queremos incentivar la venta de producto local, ofreciendo productos de nuestra tierra a precios realmente competitivos.

 

¿Y tú, te sumas al cambio?